fbpx
Radio a la Calle

PUNTO APARTE

Se cierra una etapa y se abre otra. Todo conlleva decisión, a veces parece fácil poner un punto cuando termina la oración y arrancar a escribir el nuevo tema, no es cómo el punto seguido, aunque pensándolo bien podría serlo. Pero al ser una decisión de tanto peso fueron casi dos años de no animarme a poner un punto aparte.

Necesitaba un impulso más para poder hacerlo, irme del lugar dónde nació el proyecto, ahí justo ahí en una Avenida que para algunos será una más, para mí marco una parte importante de la historia de mi familia. Mi bisabuelo, mi abuela, mi viejo y ahora yo. Avenida Forest. Las cuatro generaciones caminamos por ahí con sueños, tristezas, acompañados de reflexiones y vecinos que con un ¡Buen día ¡ nos traían de vuelta a la tierra. No sé si ya me despedí o no, si hay una manera de hacerlo, pero lo que sé es que ahora el sonido de los pájaros es distinto.

Cruce la capital para dar inicio a esta nueva etapa, no podía ser en otro lugar que San Telmo, cerquita de dónde llego mi abuelo exiliado de la segunda guerra mundial. Necesitaba de él para entender que el movimiento es de dónde vengo y no podía seguir quieto en un lugar, tenía que salir, reinventarme y proponer, BUSCAR, el famoso “busca”. Y así fue la primera prueba de Radio a la Calle lejos de la comodidad.

Punto Café

Una esquina, otro soñador, que abrió su local en medio de la pandemia. Nos recibe, nos transmite su esfuerzo, nos muestra su pasión y nosotros intentamos transmitirla por internet, con un parlantito, con una foto, pero nada cómo sentir la esencia del lugar y la dedicación puesta ahí. Cada detalle tiene el sello de Javier, su dueño, un tipo amable, sensible, que disfruta ser el intermediario de esas charlas de café con un rico sabor a amor.

 

Fueron dos horas de radio, transformación total, es esto wacho. Despertar la curiosidad, el intercambio, hablar con las personas , sin darme cuenta el nuevo capítulo empezaba a tomar color. Y eran colores desconocidos, porque salimos de la comodidad, de nuestro estudio súper armado y profesional. Fuimos con la valijita y con ganas. El miedo de la decisión se apaciguaba. Una amiga un día me dijo “Un clavo, saca otro clavo”.

Si total es un juego, a veces cuesta sentirse visitante, pero cuando uno va predispuesto eso no se siente. Fue cómo jugar en casa.

Hasta llevamos música y todo ! Gracias Lucas !

Gracias Punto Café, Javo Schulze y al equipo que lo hizo posible del que ya vamos a hablar.

 

¿Cuál es tu reacción?

Enviar Comentario